Profesionaliza tu pasión

by




Existe una relación amor-odio entre el dinero y los artistas, ya que sus egos suelen confundir venderse a ellos mismos con vender su trabajo. Esa mimetización del artista con su obra es un tic muy frecuente entre los amateurs que están demasiado orgullosos de su obra, y ese apego feroz por las pasiones individuales no son muy compatibles con el mercado artísitico. No perderás tu autenticidad por vender tu trabajo, y una remuneración te permitirá financiar tu libertad personal.

Vivir de la pintura es una meta vocacional difícilmente alcanzable, y desde luego no existen recetas a las que puedas aferrarte ciegamente para triunfar. No, yo no te engañaré con falsas certezas en forma de decálogo milagroso, diseñadas para evitar que hagas lo más importante: pensar.

Todos los artistas desean vender su obra y alcanzar el éxito, sin embargo... ¿acaso se han molestado en aprender cómo se consigue tal proeza? Debemos ser coherentes con nuestros deseos: si queremos vender, en algún momento será necesario que aprendamos a vender. Trivial.

¿Quieres vender, pero que lo hagan otros porque a ti no te compete? Adelante, luego no te quejes cuando el negocio lo están haciendo terceros, porque al renegar de tan preciada habilidad tendrás que delegar el trabajo de venta y, consecuentemente, compartir los beneficios. Eso en caso que alguien esté interesado en vender tu trabajo, lo cual únicamente ocurre cuando eres potencialmente beneficioso.

¿Crees que un pez gordo vendrá a descubrirte porque tú lo vales? Bien, sigue esperando (sentado). Te deseo buen viento, pero sé como acaba la historia.

Me gustaría pensar que quieres vender para seguir pintando, no por codicia. Vender te eleva la moral, te da seguridad, reconocimiento, además de un sueldo que te permite continuar trabajando en aquello que realmente te hace feliz. Pintar y que te paguen por ello es el Nirvana.

Para sobrevivir en el mercado artístico deberás desdoblarte. Esta es mi recomendación:

  1. Pinta con el corazón y sé auténtico
  2. Vende con la cabeza y sé estratégico

Con tu vida haz pinturas, y de tus pinturas sueldos. Buscar el beneficio inmediato conduce a la mediocridad, y en el mercado del arte únicamente se paga el talento y la excelencia. El objetivo no es triunfar, así que olvídate de tener éxito y céntrate únicamente en ser bueno. ¿Tienes lo que hay que tener?